#75deBatman

2014-01-03-batman_1972_2_low

un superficial vistazo a los títulos más conocidos del universo dc que se publican ahora, o a las películas recientes de christopher nolan, o a los videojuegos de arkham asylum, parece arrojar una conclusión: a batman lo ha sepultado la pornoviolencia, el machismo funcional, la musculatura en esteroides. por momentos, el gran panorama da la impresión de que, actualmente, batman no es un superhéroe sino un policía represor.

the dark knight y detective comics —publicados de 2011 a la fecha— dos de los títulos del personaje que mayor atención mediática reciben, están plagados de estos elementos. no es difícil establecer una cronología que explique su contenido. en 1986 aparecieron dos series que prácticamente reformularon el arquetipo superheroico en general: the dark knight returns, de frank miller, y watchmen, de alan moore y dave gibbons —publicadas recientemente por editorial televisa—. aunque en el apartado estético eran casi opuestas —miller parecía dibujar poseído por un espíritu feísta, mientras que el arte de gibbons estaba más emparentado con cierto “realismo”—, ambas contenían características argumentales similares: conciencia política y social —manifestada en el acercamiento que sus personajes tenían a las preocupaciones populares y en las parodias que hacían a políticos estadounidenses, con énfasis en richard nixon—, protagonistas con dilemas existenciales, cuestionamientos acerca de lo correcto y lo incorrecto —lo que a veces derivaba en héroes igual de violentos que los villanos.

la influencia de ambas —junto con algunas otras que sumaron a la ola revisionista, como squadron supreme, de gruenwald y buscema— se hizo evidente a finales de la década de los ochenta y principios de los noventa: los superhéroes eran ultra violentos, híper musculosos, cínicos. durante esa época —comúnmente referida como the dark age—, muchos creadores tomaron la fórmula de moore y miller, torciéndola en dirección contraria, despojándola de su contenido sociopolítico y subiendo el volumen a la violencia. a la vez, el aumento de la musculatura de los superhéroes llegó a cotas ridículas: como ejemplo basta ver el trabajo de rob liefeld en x-force y otros títulos de la época. con el tiempo, la mayor parte de esas constantes terminó por diluirse, y los comics entraron en la etapa contemporánea, más heterogénea que nunca: motivadas por el éxito del cómic underground y necesitadas de nuevas perspectivas, las grandes editoriales miraron a la escena independiente, de donde extrajeron a muchas de sus grandes estrellas actuales, pero también a autores de voz única: brian michael bendis, mike allred y, más recientemente, michael fiffe.

como es inevitable en estos casos, quedaron resabios de esa oscuridad mal entendida. uno de ellos, la saga de batman de christopher nolan, fue celebrada por traer “realismo” al personaje —no olvidemos que estamos hablando de un hombre que sale a perseguir criminales en mameluco de murciélago—, y esta es una constante que se repite en un sector importante de los fans: hay una exigencia de madurez mal asimilada, de solemnidad. (la serie de videojuegos arkham asylum, con todo y su soberbio gameplay y su atención al detalle, se inscribe en esta tradición solemne e hiperviolenta.) satisfacer esta expectación ha derivado en pobres resultados: títulos concentrados en batman masacrando delincuentes a puñetazos; caóticos arcos narrativos en los que se sigue a asesinos seriales encargados de las más diversas atrocidades; decenas de splash-pages dedicadas al lucimiento muscular de los protagonistas. el problema es narrativo: más preocupados por dar gusto a los fans, algunos de los autores de batman han olvidado en dotar a sus títulos de una trama interesante, mientras que los autores con perspectivas menos convencionales han sido destinados a títulos poco conocidos o a experimentos narrativos alejados de los reflectores.

aunque algunas quejas se han levantado en internet respecto a la temática y estética de estos títulos de batman —la tira de kate leth en comicsalliance del 10 de marzo de este año es buen ejemplo—, es posible encontrar opciones si se busca con detenimiento. es innegable que algunos de los principales títulos de batman han padecido la presencia constante de estos elementos, pero también es cierto que no son las únicas formas de acercarse al personaje. la misma dc lo hace patente: batman, el título escrito por scott snyder, es una muestra de inteligencia narrativa; batman beyond 2.0 revisa el arquetipo del personaje desde una óptica cercana a la ciencia ficción; batman: li’l gotham, de dustin nguyen, presenta historias accesibles y humorísticas con un dibujo riquísimo e inusual para el personaje; batman: black & white presenta a autores invitados creando historias cortas acerca del personaje desde una perspectiva distinta y enriquecedora.

hasta hace unos meses, el problema era que de entre los títulos propositivos, sólo el batman de scott snyder recibía suficiente atención mediática. esto parece ir cambiando poco a poco: future’s end, el actual evento de dc comics, presenta como uno de sus protagonistas a batman beyond; el rediseño de batgirl, anunciado hace apenas un par de semanas, parece también representar un cambio hacia direcciones más amables.

eso ya permite vislumbrar una salida. no es que batman yazca muerto en pleno 75 aniversario de su creación: el aire que le dan las visiones inusuales de creadores ajenos al género superheroico lo mantiene vivo. aún están lejos esos tiempos en los que el hombre murciélago protagonizaba novelas en las que denunciaba el turismo sexual infantil (the ultimate evil, de andrew vachss), pero la figura del superhéroe está lejos de pertenecer solamente a su editorial. para confirmarlo solo basta voltear a ver los trabajos de josh simmons –creador de mark of the bat, quizá la mejor visión del final de batman–, kate beaton —quien creó la hilarante the adventures of sexy batman–, yalle stewart –-autor de jl8o gerardo preciado y daniel bayliss –que concibieron the deal, un mediano cómic que explora una relación homosexual entre batman y el joker–: historias que con frecuencia vuelven al formato de tira cómica para elaborar parodias deconstructivas del personaje, visiones periféricas del arquetipo. un vistazo a deviantart (por decir uno de tantos) también muestra que los artistas dispuestos a dar su propia versión del personaje son legión. los tiempos nos permiten conocer estas lecturas y no conformarnos con lo que ofrece un ‘canon’ que ya a estas alturas se antoja insuficiente.

para encontrar a este batman, ese que tiene algo más que ofrecer lejos de la violencia convencional, es necesario alejar la mirada del centro y concentrarse en la periferia: es allí donde, ajeno a puñetazos policiacos y represiones fascistoides, se puede ver de cerca el auténtico regreso del caballero oscuro. ~

Advertisements

4 thoughts on “#75deBatman

  1. Partiendo del hecho de que DC nunca se ha caracterizado por imprimir historias críticas o reflexivas inmersas en la política o los conflictos sociales temporalmente existentes -salvo quizá ese periodo de Green Lantern/ Green Arrow que ya pasó a la historia. Nunca han comprometido a su trinidad -ese trío monumental que carga a la empresa.
    Lo que no comprendo es qué es lo que esperas del cómic de Batman. ¿Esperas que se vuelva un espejo donde mirar los crímenes del mundo? ¿esperas una evolución hacia una madurez argumentativa? ¿quieres bajarle al beat’em up en pos de sesudas historias sociopolíticas? ¿le quieres ver convertido en una calamidad de thrillers psicológicos en la línea principal del personaje?
    Creo que DC ha dejado florecer varias variantes a su personaje estrella. Le ha redefinido varias veces y ha sido permisivo e incluso obsequioso en algunos momentos con historias que han sembrado precedentes. Pero se guardan muy bien de permitir desviarse de las lineas argumentales seguras y correctas. ¿Que es Batman? ¿un mito que ha venido evolucionando desde la golden age -con todo y su inocencia- hasta el estado hiperviolento y represor mindless que mencionas en un continuum que lo define solo por su presente? ¿o es todo al mismo tiempo, desde el Bruce Wayne padre de The Huntress, incluyendo al viejo de Frank Miller, pasando por el de The Killing Joke y todas sus encarnaciones? No veo por qué defines que Batman está estancado si la evidencia demuestra que siempre ha estado en movimiento, al menos en historias alternas que permiten reexplorar y redefinir su mitología.

    Like

    1. hola,

      bueno, yo no espero del cómic de batman más que buenas historias. quizá debí ser más claro y decir que el estancamiento del personaje comenzó con la llegada de the new 52, donde se murieron muchos títulos interesantes y se dio prioridad mediática (que es algo que sí señalo en el texto) a las visiones híper violentas. pero no, yo no espero un tono específico. ciertamente me parece que la dirección que tomó el cómic (principalmente los dos que menciono allí) no es la mejor, pero creo que incluso esa dirección sería rescatable con buenos guiones. fuera de eso, vaya, todo bien; me parece que hay cierto estancamiento pero también que se está saliendo de él poco a poco. de pedirle algo yo a dc o a batman, pues no, no le pido nada.

      salud.

      Like

      1. No me refería en sentido literal de pedirle algo a DC o a Batman, que sería mas o menos igual de sensato que pedirle a Los Reyes magos. La pregunta era genuina, sin ataque, ¿que esperas del cómic? ¿que te gustaría ver? DC es timorato a la hora de revolucionar su universo, un día anuncian la muerte de Bruce Wayne y en el mismo tomo se le ve enigmáticamente en una caverna. ¿Qué tipo de Batman quisieras o inventarías?

        Like

  2. a mí me gustaría ver, fundamentalmente, un batman con humor. quizá no el humor de kate beaton, que sólo es posible en una versión disparatada, pero tal vez sí el de the brave and the bold (la serie y el cómic recientes), que me parecía genial. más que eso, a mí me gustaría ver muchos batman desde diversas ópticas; no quisiera que dc se estancara en uno solo porque vienen las películas o algo así. me gusta la idea de varias versiones del personaje, algo que se perdió al inicio de the new 52 y que (parece) estar de vuelta poco a poco.

    salud!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s